zoologicoLa Cámara de Comercio de Barranquilla se pone en la tarea de formular un proyecto para administrar y direccionar el futuro de Zoológico, consciente de que éste era un lugar emblemático de la ciudad y un importante referente educativo, recreativo y ecológico. Con estos propósitos, la CCB conjuntamente con otras instituciones, presenta a la Alcaldía de la ciudad en 1993 dicho proyecto, el cual es acogido inmediatamente por el Alcalde de la época. Este hecho da vida a la Fundación Botánica y Zoológica de Barranquilla. A partir de su creación y operación, y bajo el cuidado de su junta directiva en donde participa activamente la CCB, esta fundación ha logrado una interesante dinámica educativa, formativa y recreativa en la ciudad siendo reconocido por su labor a nivel internacional.


Una Historia que contar

Un recuento de la creación de nuestro Zoológico en los años treinta cuando Roberto Puyana trajo unas palomas de su casa al parque, hasta la actualidad con la participación de la empresa privada quienes adoptan animales para el mantenimiento de éste.

El Zoológico de Barranquilla tuvo un discreto inicio en la década de los años treinta, cuando Tomás Surí Salcedo, regaló a la Sociedad de Mejoras Públicas, un amplio lote de su propiedad, diagonal al Estadio Municipal. Allí la entidad instaló un pequeño parque-vivero, el cual inició su colección con unas palomas domésticas que Roberto Puyana, Presidente de la Sociedad, trajo de su casa.

En agosto de 1952, este parque fue trasladado a otro sector de la ciudad, ubicado en la Calle 77 con Carrera 58 (hoy Carrera 68): El Parque-vivero “Roberto Puyana”, fue inaugurado oficialmente en febrero de 1953.

En los años comprendidos entre 1968 y 1975 se registra el mayor número de animales exóticos en la colección del Zoológico, los cuales fueron intercambiados por especies nativas con los Zoológicos de Zurich, Lisboa, Barcelona, y Miami, entre otros.

Sin embargo, en la década de los 80, las Empresas Públicas Municipales, que hasta entonces habían manejado el Zoológico, entran en crisis debido a sus dificultades administrativas y financieras. En aquel entonces, el Inderena (Instituto Nacional de Recursos Naturales), examinó el estado del parque y llegó a la determinación de que éste debía cerrarse, pues no se encontraba en condiciones para seguir funcionando.

En 1993, un grupo de empresarios barranquilleros comprometidos con el desarrollo del Distrito, y sensibilizados por la problemática del Zoológico, realizó una propuesta en la que planteaban al Distrito la creación de una Fundación, sin ánimo de lucro, que se encargaría de la administración de éste por un período inicial de 10 años y de carácter prorrogable, según acuerdo de ambas partes.

En este mismo año, el entonces Alcalde de la Ciudad, Bernardo Hoyos Montoya, aprueba la propuesta y el 3 de agosto de 1993 inicia actividades la Fundación Botánica y Zoológica de Barranquilla, entidad sin ánimo de lucro, dedicada a la administración y rescate del Zoológico y de la cual son socios fundadores: Cámara de Comercio de Barranquilla, Fundación Mario Santo Domingo, Fundecaribe, Probarranquilla y el Comité Intergremial del Atlántico.

Los primeros pasos del desarrollo del Plan Maestro de Remodelación se inician con el mejoramiento de servicios para los visitantes. Posteriormente se continúa con la construcción del ecosistema de ciénaga y estuarios, el nuevo hábitat del elefante, la remodelación de área de acceso, la nueva exhibición de los leones, la granja o zoológico de contacto, y la ampliación de la clínica veterinaria; Siguieron el herpetario, la zona de pequeños mamíferos, y las nuevas exhibiciones de manatí, papiones, tigres, osos, nutrias, jaguares, águilas, marimondas negras, paujiles y titíes y la nueva exhibición de chimpancés, con lo cual se completa en un 85% la ejecución del Plan.

En la actualidad, la Fundación Botánica y Zoológica de Barranquilla adelanta además, proyectos para la conservación de la fauna colombiana, a través de programas de educación ambiental y de investigación científica, con la perspectiva de concentrar sus esfuerzos en la conservación especies nativas de la Región Caribe colombiana.

(Tomado de la página web www.zoobaq.org)