En este contexto la CCB empezó a explorar cómo responder al desafío: Planteó una nueva estrategia basada en la dinamización de redes estratégicas o clústeres.
En este modelo, concebido y desarrollado por el famoso economista Michael Porter, la CCB encontró una vía para identificar los encadenamientos productivos más prometedores e impactar positivamente los eslabones estratégicos para tornarlos más productivos y eficientes. De este modo la región, la ciudad y las empresas podían alcanzar los estándares requeridos para insertarse mejor en la nueva dinámica económica mundial.

En el 2011, la Junta Directiva, la Presidencia Ejecutiva y el cuerpo ejecutivo, promulgaron la Estrategia 2011–2020, elaborada en función de un futuro pensado en grande para la Región y su empresariado. La CCB se propuso que todos los servicios que presta la entidad -hasta ese momento -en sus tres áreas misionales pudieran agregar valor a los empresarios. Se inició entonces un proceso en el cual los servicios de cada dirección se hicieron cada vez más sofisticados y de más fácil acceso.

A la fecha, participan más de 450 empresas en redes, 11 alianzas, 20 proyectos colaborativos, 18 acciones formativas y 5 nuevos productos y servicios en desarrollo.