fbpx
Saltar al contenido

Adaptación Productiva

Los esfuerzos están concentrados en contener el virus, proteger a las personas con mayor riesgo de mortalidad y aumentar aceleradamente la capacidad hospitalaria. Expertos estiman que, si no se descubre una vacuna, es posible que se requieran varios períodos de aislamiento que podrían extenderse por varios meses.


Ante este panorama, el sector público debe continuar sus buenas gestiones, entre las cuales son prioritarias la identificación y atención de los hogares que se verán afectados para sobrevivir durante esta emergencia y la supervisión de la producción y abastecimiento de alimentos y medicamentos. Pero también resulta fundamental proteger el aparato productivo, compuesto por empresas y personas, que hace posible el acceso a todos los bienes y servicios, genera ingresos a los hogares y financia al sector público y sus programas sociales. La economía está profundamente interconectada, de tal manera que un cambio en un sector afecta directa e indirectamente a los demás sectores productivos y por ende a los ingresos de la población. Por su parte, el consumo de los hogares equivale al 65% del PIB en Colombia, siendo una pieza clave en el flujo circular de la economía.

La experiencia de los países que han sufrido epidemias en el pasado muestran que hay, principalmente, tres canales de transmisión a la economía: 1) se genera una reducción fuerte del consumo, asociada a la pérdida del ingreso disponible de los hogares. 2) Se presenta una pérdida de confianza que lleva a aplazar decisiones de consumo e inversión. 3) Se afectan empresas, mercados y cadenas de valor.

Por la importancia del aparato productivo en nuestra supervivencia, es necesario mitigar los efectos económicos que traerá esta crisis.  Las medidas deben permitir el flujo rápido, continuo y suficiente de recursos a los hogares y a las empresas. Por ejemplo, Alemania ha implementado la política de subsidiar una parte significativa del costo de las nóminas de las empresas.  Para la implementación de medidas como éstas, Colombia deberá flexibilizar las metas inflacionarias y fiscales.

Con relación a las políticas públicas, es importante una amplia difusión y claridad de los tiempos para su puesta en práctica, así como de los procedimientos para acceder a estas ayudas, para lograr generar impactos significativos en la confianza de los empresarios y ciudadanos. Adicionalmente, se requieren medidas que promuevan la adaptación y estimulen la oferta en sectores clave.

Ante esta coyuntura, es necesario trabajar coordinadamente entre el sector productivo, gremios, academia y sector público en el desarrollo de protocolos y técnicas de seguridad en el trabajo que permitan minimizar el riesgo de contagio, al retomar la actividad productiva. Paralelamente, es recomendable contar con un abanico de proyectos de inversión pública listos para arrancar su ejecución, lo cual contribuirá a la reactivación de la economía.

Por otra parte, será útil construir escenarios de política pública utilizando Matrices Insumo Producto. Estos modelos nos podrían servir para simular escenarios e identificar medidas que nos ayuden a proteger y estabilizar nuestra economía en las diferentes etapas del reto que afrontamos.

El mundo está cambiando y nuestra economía tiene el gran reto de adaptarse rápidamente a los nuevos desafíos, de esto dependerá nuestra fuente de ingresos y el bienestar de todos.

 

Por: Manuel Fernández

Ir al contenido