Logo ccb
 imagen en miniatura
  • La región tiene tarifas en niveles históricamente altos; problemas de redes; suministro de gas complejo; y deudas crecientes que afectan a los actores de la cadena de valor, especialmente a comercializadores y distribuidores.


La crisis de energía en la región Caribe se resuelve con inversión pública que mejore la infraestructura del sector e incida en la reducción de las tarifas a los usuarios, y con recuperar la idoneidad técnica y el fortalecimiento institucional de la CREG, de manera que supere sus limitaciones para la toma de decisiones de mediano y largo plazo sobre el manejo del sistema.


Esa fue la principal conclusión dejada por expertos y representantes de las empresas vinculadas a la cadena de valor del sector, durante su intervención en Caribe BIZ Forum 2023, el encuentro de los sectores público y privado y de la academia, organizado por la Cámara de Comercio de Barranquilla.


En el foro el economista Fernando Barrera Rey, director de Frontier Economics resumió la crisis energética de la región Caribe señalando que tiene tarifas en niveles históricamente altos; problemas de redes; suministro de gas complejo; y deudas crecientes que afectan a los actores de la cadena de valor, especialmente a los comercializadores y distribuidores. Cuestionó igualmente que el riesgo del precio de bolsa se les haya pasado a los usuarios por la vía de mayores alzas en las tarifas y recalcó que la situación es compleja, pero se está complicando más.


“En dos años se han acumulado unos $4.5 billones de deudas que equivalen a dos años de los ingresos de los comercializadores. Las deudas fueron herencia del anterior gobierno nacional que generó unos déficits gigantescos con saldos que se están acumulando por la opción tarifaria y el pacto por la justicia tarifaria”, precisó el consultor.


Por ello, Camilo Sánchez, presidente de ANDESCO insistió en que la única solución para bajar las tarifas de la energía es inversión pública, al tiempo que solicitó que los créditos anunciados por parte de FINDETER sean de mayor cuantía y con condiciones blandas porque se requieren casi $5 billones de pesos para financiar al sector.


Barrera reveló que ya se dan racionamientos por problemas de atención segura de la demanda en La Guajira, Cesar, Magdalena, Córdoba, Sucre y Bolívar debido a las sobrecargas de la infraestructura y bajos voltajes en condición normal o frente a fallas en los equipos de la red, algo que se advirtió desde 2012 y se ha complicado desde 2019.


En su análisis el experto dijo también que hay un balance ajustado de gas con riesgo de déficit para los próximos años e insuficiencia para atender las necesidades de los grandes consumidores. “Ello incidirá en un aumento en los costos de generación de energía y por ende en el alza en las tarifas”, indicó para señalar enseguida que la realidad del sector de energía se complica por factores como el fenómeno de El Niño, altos precios de escasez que derivarán en mayores costos, e incertidumbre en las reservas de agua de los embalses de las hidroeléctricas.


Al referirse a lo que llamó crisis institucional en el sector eléctrico por una CREG debilitada, cambios en los contratos, modificaciones al orden de mérito en asignación de gas y falta de confianza en la Ley 142 que establece el régimen de los servicios públicos, precisó que esa es otra herencia de gobiernos pasados. “La CREG está muriendo de inanición. Los expertos que dejó nombrado el anterior gobierno nacional se cayeron por inhabilidades y falta de competencias. Pero el gobierno actual no puede seguir con expertos encargados porque tienen que tomar decisiones claves para el sector de energía”, sentenció.


Luz Stella Murgas, presidenta de Naturgas agregó que el gobierno debe revisar los altos perfiles de los asesores y los funcionarios de la CREG que tienen formación profesional, son técnicos, experiencia y conocimiento del mercado para acudir a ellos y no aplazar las decisiones que debe tomar ese organismo en cuanto al sector de energía. Sobre ello, Alejandro Castañeda, director ejecutivo de ANDEG recordó que las decisiones que toman las empresas están basadas en la confianza en la regulación del sector de generación de energía, lo que debe entender el Gobierno nacional porque solo ellas pueden hacer las inversiones que se requieren para llevarlo a buen puerto.


A abordar los efectos del fenómeno del Niño, Jaime Alejandro Zapata, gerente de XM, operador del sistema eléctrico nacional, dijo que a mediano plazo hay como afrontarlo, “pero tendremos que generar más energía con las termoeléctricas, aunque eso presione hacia arriba las tarifas, y garantizar que funcionen bien las redes y las plantas. Pero por ahora no se ve un riesgo de racionamiento”, precisó. Al referirse al nivel de los embalses precisó que se encuentran en un 78% de capacidad, frente a los años anteriores, lo que refleja un mejor panorama de preparación para El Niño. “Energéticamente estamos en un horizonte muy importante en el que nos encontramos bien parados”, concluyó.


En ese tema, Alejandro Castañeda ratificó que las termoeléctricas están generando 90 gigas de las 250 que consume el país, aunque advirtió que la demanda crece más rápido. De hecho, en el Caribe lo hace en un 11%. “Tenemos la oferta y la capacidad necesaria. Las empresas están preparadas”. Sin embargo, advirtió que “no se pueden ajustar los criterios en la asignación del gas por una situación coyuntural de un campo de producción en Córdoba para favorecer a un sector que no fue previsivo en asegurar sus compras. Eso, al final del día nos llevará a generar elementos que hacen mella en las empresas y en la confianza en los contratos. Por ello debemos encontrar salidas más estructurales al abastecimiento del gas”.


Al ahondar en este aspecto, Luz Stella Murgas insistió en la importancia de hacer esfuerzos puntuales en desarrollar el potencial de reservas de gas para permitir una mayor autosuficiencia. E insistió en el protagonismo de la Región Caribe en este proceso, ratificado con los diez descubrimientos de reservas de gas hechos en los últimos años y celebró que Barranquilla tenga un lugar en el Consejo Mundial Energético, la única ciudad de Colombia, lo que demuestra el liderazgo de los sectores público y privado de esta capital en el sector.


Oficina de Comunicaciones Corporativas
@camarabaq

Artículos Relacionados