La ley mercantil establece que todas las sociedades constituidas en Colombia deben registrar libros de comercio, es decir, un libro de registro de socios o accionistas y un libro de actas de asamblea o junta de socios en el que se documenten todas las reuniones ordinarias, extraordinarias, universales, no presenciales, por derecho propio y las de segunda convocatoria que celebre el máximo órgano social.

El deber de contar con el libro de accionistas contribuye con la seguridad jurídica tanto de la empresa como de los socios, pues respalda la relación jurídica que los une.

Si se considera que al transmitir acciones, el acuerdo de voluntades solo existe entre el comprador y el vendedor, dejando a la empresa fuera del negocio  es  necesario de llevar a cabo un acto jurídico que acredite dicha transmisión: el registro en el libro respectivo.

Generar transparencia en el mercado es uno de los beneficios de cumplir con el Depósito de Estados Financieros ante las cámaras de comercio del país.

Registrar tus libros de actas y accionistas, asegura la propiedad de tus acciones y las decisiones de junta.

¡Inscribe tus libros de actas y protege tu negocio!

Déjanos tus datos y uno de nuestros asesores se pondrá en contacto contigo

Ir al contenido